Nació en Civitavecchia en 1745. Al poco tiempo de su ordenación sacerdotal ingresó en la Congregación Pasionista, recientemente fundada. Trabajó en favor de la promoción de la vida cristiana, mediante la predicación de la Pasión de. Cristo, recorriendo casi toda Italia. Compuso libros de carácter doctrinal y piadoso. Entre estos últimos, sobresale el folleto sobre la Preciosísima Sangre. Se distinguió como director de almas. Con su consejo ayudó, entre otros, a san Gaspar del Búfalo y la beata Ana María Taigi.
Consagrado obispo de Macerata y Tolentino, promovió con celo apostólico la reforma del clero y del pueblo, actuando como verdadero pastor de su rebaño. En los conflictos políticos de su tiempo, se mostró como intrépido defensor de la libertad de la Iglesia, prefiriendo el destierro al juramento de fidelidad a las usurpaciones napoleónicas. Vuelto a su diócesis, brilló aún más su solicitud pastoral y su gran caridad con los pobres. El papa León XII le llamó al Quirinal como consejero. Allí murió el 1 de enero de 1824, después de haberse ofrecido al Señor en lugar del Papa gravemente enfermo. Sus despojos mortales reposan desde 1957 en Macerata.


Oración


Dios onmipotente y eterno, que concediste al obispo san Vicente María Strambi dedicarse de todo corazón al servicio de tu pueblo y ser un intrépido defensor de la fidelidad a la Iglesia, haz que, estimulados y fortalecidos con su ejemplo, seamos promotores de la caridad y la justicia en el seno de la Iglesia.