Pío de S. Luis (Campidelli) nació el 29 de abril de 1868 en Trebbio, diócesis de Rímini, hijo de agricultores. Habiendo conocido a los Pasionistas con motivo de una misión popular, el 27 de mayo de 1882 vistió el hábito de la Congregación de la Pasión y el 30 de abril de 1884 emitió la profesión religiosa en el noviciado de Sta. María de Casale. Abrazada con fervor la austera vida pasionista, se distinguió por su devoción eucarística y mariana, por una auténtica caridad fraterna y un decidido empeño en el estudio. Imitador de san Luis Gonzaga y san Gabriel de la Dolorosa, en sus siete años de vida religiosa fue para todos, en la comunidad y fuera de la misma, un acabado modelo de observancia regular y alegre fidelidad en la práctica heroica de las virtudes. Recibidas las cuatro órdenes menores, cuando se preparaba para el subdiaconado, afectado de grave dolencia, expiró, como en éxtasis, el 2 de noviembre de 1889 en el retiro de Casale, ofreciendo su joven existencia en sacrificio por la Iglesia, el Sumo Pontífice y su queridísima Romaña. El Sumo Pontífice Juan Pablo II lo beatificó el 17 de noviembre de 1985.