San Carlos de San Andrés (en el siglo Juan Andrés Houben) nació en Munstergeleen (Holanda) el 11 de diciembre de 1821. Tornada la decisión de consagrar su vida a Dios, entró en el noviciado pasionista de, Ere (Bélgica) el año 1845 y profesó los votos religiosos el 10 de diciembre de 1846. Ordenado sacerdote el 21 de diciembre de 1850, fue destinado en 1852 a la nueva fundación pasionista de Inglaterra, donde el beato Domingo Barberi, que había muerto recientemente, tanto había trabajado por el retorno de los hermanos separados a la le católica. También san Carlos Houben, siguiendo el ejemplo del beato
Domingo, apóstol del Ecumenismo, trabajó infatigablemente por el bien de las almas y la unidad de la Iglesia, primero en Inglaterra y después en Irlanda, donde falleció con gran fama de santidad el 5 de enero de 1893, vigilia de la Epifanía del Señor. Hombre de gran vida interior al estilo del Fundador, san Pablo de la Cruz, y de los primeros pasionistas, más que por la predicación se distinguió por el apostolado de las bendiciones y de las confesiones. Fue beatificado por Juan Pablo II el 16 de octubre de 1988 y canonizado por Benedicto XVI el 3 de junio de 2007.


Oración


Oh Dios, que has concedido a san Carlos de San Andrés, sacerdote, dedicar toda su vida al bien de los demás y a la salvación de los que estaban oprimidos bajo el peso de la culpa y del sufrimiento; concédenos que, a imitación suya, sepamos dedicarnos sin desfallecer a la salvación de nuestros hermanos.