UNA VISIÓN DE LA FORMACIÓN PASIONISTA

SECRETARÍA DE FORMACIÓN

Martin Coffey, Secretary
P. Martin Coffey, Secretaría General de Formación

L

a tarea de la Secretaría General de Formación es la de ayudar a revigorizar la formación de nuestros miembros, tanto religiosos como laicos, a través del Carisma de la Pasión. Ya hay muchos, entre religiosos y laicos, que han demostrado cómo el carisma pasionista ha sido la inspiración y la fuente de energía para su vida y misión. Quisiera ayudar a todos para que tomen de esta energía para revitalizar a nuestra Congregación.

 

Pasión por Dios

vision

Puedo ver la necesidad de desarrollar una visión de la formación pasionista y de ofrecer un marco global del proceso formativo que respete la naturaleza gradual de la iniciación a la vida religiosa pasionista y sus elementos esenciales. La llave de la formación a la vida religiosa pasionista es el carisma de la pasión. Queremos hacer del carisma el verdadero corazón de la formación. El objetivo de la formación pasionista es la con−formación de la persona a Cristo Crucificado y Resucitado (Rom 8, 29).

vision

S. Pablo de la Cruz quería que los pasionistas fueran un “retrato vivo del crucificado”. Todo en la formación deriva de esto y conduce a esto. Toda dimensión de la persona (humana, espiritual, psicológica, social, intelectual, y moral) está tocada por este proceso transformándose gradualmente en Cristo Crucificado y Resucitado (Rom 12, 2).

La formación debe ser real y tocar toda la realidad de la persona.

Es un proceso que tiene en la mira la realización en plenitud de las promesas bautismales: que cada uno sea una persona completamente nueva, que Cristo se forme en nosotros (Gal 4, 19) y que seamos una imagen de Cristo Crucificado.

Holy Spirit Peace

El agente principal de la formación pasionista es el Espíritu Santo que inflama el corazón humano con la pasión de Jesús por el Padre y por el Reino de Dios. El Espíritu opera a través de los medios humanos ordinarios de la comunidad, de los formadores y de otros colaboradores cualificados. El sujeto de la formación, tocado por el Espíritu, se asume la responsabilidad de la propia formación ocupándose con generosidad del proceso y colaborando, con espíritu de apertura y confianza, con todos los que están implicados. El ejemplo y la inspiración de S. Pablo de la Cruz y de otros santos pasionistas es ánimo continuo en este camino.

Desde el principio de este proceso, se anima al joven para que tenga la mente y el corazón de Cristo (Fil 3, 20,21) y para que se done generosamente a los demás en la comunidad y en el servicio a los pobres y necesitados.

 

Passionists2

La formación, por lo tanto, significa realmente una transformación en Cristo. Es un proceso de cambio y de crecimiento para la persona y para la comunidad. A través de la acción del Espíritu Santo, nos conformamos más a Cristo. Esto significa compartir el corazón y la mente, los valores y las actitudes de Cristo.

 

Pasión por la gente

pope and people

En todo el evangelio, Jesús manifiesta la compasión de Dios por los débiles y por todos los que a su alrededor son más vulnerables. Encuentra gente que es pobre, gente que tiene hambre. Se dirigen a él y él los toca, se hace cercano. Jesús se deja mover por la misma compasión que mueve a Dios en el Éxodo. Dios escuchó el grito de su pueblo, vio sus sufrimientos y vino en su auxilio para librarlos de la esclavitud.

La formación significa llegar a compartir la compasión de Jesús. La eficacia de la formación puede ser medida por la compasión y por la gentileza de nuestros jóvenes. Ésta es también la medida de la verdadera santidad. Una persona nueva y una comunidad transformada son fruto de una formación equilibra- da y realista.

the poor

La compasión no es solo un sentimiento y no es ciertamente sentimentalismo. Es un “padecer con” que crece mediante un contacto estrecho y un conocimiento de las personas reales que sufren y que son necesitadas. Cercanía y solidaridad son el único modo para conocer a los pobres. Y solo un conocimiento real puede mover a un corazón humano y cambiarlo de modo que seamos personas que se preocupan unas por otras.

La compasión y el compromiso con los pobres no pueden ser aprendidas en los libros. Esto nos ofrecería al máximo una teoría. El compromiso activo y el amor concreto se aprenden en la relación con la gente real y en estricto contacto con ellos. “Gracias a que he conocido a Ana y a sus niños, me siento llamado a amarla y a buscar el modo de ayudarla”.

La compasión es solo el inicio.

Con ella se puede proceder en la obra del cambio de las estructuras injustas que perpetúan las condiciones de pobreza y de sufrimiento de tantos. La explotación y la avidez están causando grandes sufrimientos a millones de personas vulnerables y, al mismo tiempo, destruyen la maravilla de la tierra, de la que nosotros somos parte integrante y de la que todos dependemos. Ésta es una injusticia intolerable y estamos trabajando para cambiarla.

greed for world

Nuestros estudiantes se beneficiarán si viven cerca de los necesitados y aprenden sus nombres. Debemos ser más creativos y enérgicos en el ofrecer oportunidades para que pasen sus tiempos lejanos de los ambientes familiares y más bien en lugares de grandes necesidades materiales.

Adquirirán así el conocimiento que los cambiará y los ayudará en sus estudios y en sus reflexiones. Los impulsará a buscar modalidades prácticas de ayuda a las personas que conocen.

Les dará ojos nuevos con los cuales poder leer el evangelio y entender el mensaje de Jesús.

Iluminados por esta experiencia, tendrán una mayor estima de la importancia y de la necesidad de la enseñanza social de la Iglesia.

Mi esperanza es que una formación integral de la mente, del corazón y del espíritu, pondrá a nuestros jóvenes en condiciones de escuchar las palabras de Jesús con oídos nuevos y les dará una nueva capacidad para entenderlas.

 

Pasión por la tierra

earth

Proclamar que el Reino de Dios está cerca “de la tierra como en el cielo”, será una Buena Noticia para los pobres que conocen y, sin duda, para toda la creación.

La provocadora encíclica del Papa Francisco Laudato Sí, dice que nos encontramos de frente a la pasión de la Tierra, sujeta al saqueo sistemático de sus recursos y sometida a un tipo de producción y de consumo que no pretende la calidad de la vida, sino la pura y simple acumulación de bienes, de los cuales se apropia una elite global extremadamente poderosa. Al mismo tiempo el hambre y la pobreza extrema están aumentando a un nivel jamás visto antes. En otras palabras, estamos crucificando a la tierra y se nos está pidiendo que actuemos para darle una vida nueva, es decir, la resurrección.

MAry and Passionists

Fui misionero en China. El gran maestro chino Confucio dijo: “Cuando escucho, me olvido; cuando veo, me recuerdo; pero es actuando cuando cambio”. Se trata de una enseñanza simple y sabia y a la vez profunda que viene del oriente y yo pienso que es un principio importante que nos sirve para la formación.

Confucius

La forma clásica de educación occidental, con su énfasis en el estudio, en el leer, en el meditar, en la oración coral, etc., es todavía hoy la forma preferida de formación en muchos lugares. Pero yo creo que, por sí sola no es y no puede ser adecuada o eficaz. Para que la formación pueda transformar la persona, debe incluir una dimensión más fuerte que interactúe con las personas y que las haga tener un contacto más cercano con los pobres y los que sufren.

La formación pasionista tiene necesidad de ser una formación con las “manos sucias”. Esto significa vivir, trabajar, orar, llorar con aquellos con los que hemos sido llamados a servir, con la gente que está luchando, sufriendo y que viven en condiciones de pobreza.

Una última intuición importante viene de los recientes desarrollos internos de la Congregación.

Hemos descubierto la intuición peculiar del carisma pasionista, es decir, el hecho de que en una única mirada vemos tanto a Jesús crucificado como a los crucificados de hoy. La pasión de Jesús y los sufrimientos de su cuerpo místico forman un único y singular misterio. Debemos continuar mirando a Jesús crucificado y meditando su pasión, pero también debemos mirar, conocer, amar y servir a Jesús crucificado en su pueblo sufriente. Sin esta segunda dimensión no podemos pretender decir estamos formando a los pasionistas de hoy.

 

Passionist Sign

El Papa Francisco insiste diciendo que la Iglesia es esencialmente misionera y, en su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, nos explicó el perfil del misionero cristiano.

Las palabras que usa para describir al misionero son: ternura, compasión, cuidado, misericordia. Queremos una formación que nos de misioneros y evangelizadores que correspondan a este modelo.

Passionist Apostolate

El mundo, la Iglesia y la Congregación tienen necesidad de misioneros con el corazón de Cristo, con una profunda sensibilidad y compasión por la gente. Este es tipo de misionero que se forma cuando nuestros jóvenes están cerca de los pobres y de los que sufren y llegan a conocerlos por su nombre.

Este es el mensaje la Secretaría quiere difundir y el tipo de formación que queremos impulsar y animar.

 

Passionists with dove

P. Martin Coffey cp
SECRETARÍA DE FORMACIÓN

Comments

comments

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com