Tras veinte años de trabajo el P. Ciro Benedettini ha concluido su servicio en la Oficina de Prensa del Vaticano

Curia General de la Casa de los Santos. Juan y Pablo, Roma, Italia

Durante los últimos veinte años el P. Ciro Benedettini (MAPRAES) ha sido miembro de la comunidad pasionista de los santos Juan y Pablo y ha prestado su servicio como Vicedirector de la Oficina de Prensa del Vaticano. El 31 de enero de 2016 le llegó el momento de la jubilación.  Durante este tiempo de trabajo ha estado al servicio de tres Pontífices (san Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco). Sin duda ha sido un tiempo caracterizado por cambios casi revolucionarios en el ámbito de las comunicaciones.
El padre Ciro es natural de la República de San Marino, uno de los dos estados (el otro es el Estado de la Ciudad del Vaticano) que se encuentran dentro de los confines geográficos de Italia. Emitió la profesión religiosa en nuestra Congregación (en la entonces Provincia de Santa María de la Piedad – PIET) el 15 de septiembre de 1963. Fue ordenado sacerdote el 16 de septiembre de 1972. Terminados los estudios teológicos en Roma realizó la carrera de periodismo en Milán, completando dichos estudios en Nueva York (USA). En 1979 fue nombrado Director de la revista “El Eco de San Gabriel”, del santuario del mismo nombre.
En diciembre de 1994 comenzó su trabajo en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, en el Vaticano, como asistente del entonces Director, D. Joaquín Navarro-Valls. Un año después fue nombrado Vicedirector, cargo que ocupó hasta el momento de su retiro, el pasado 31 de enero.
Dicho Domingo, 31 de enero, en la basílica de los santos Juan y Pablo, acompañado de sus compañeros de trabajo, algunos periodistas acreditados ante la Santa Sede, junto con el actual Director de la Oficina de Prensa, P. Federico Lombardi, SJ, el P. Joachim Rego, Superior General y los religiosos de la comunidad pasionista, presidió la eucaristía de acción de gracias al Señor por estos años de servicio en el Vaticano.
Nuestro Superior General, P. Joachim Rego, agradeció al P. Ciro su esfuerzo y dedicación en este apostolado de la comunicación y se refirió a él como “un buen administrador y rostro de la Congregación Pasionista en el Vaticano y en la Iglesia”. Durante la celebración eucarística el padre Ciro expresó sus sentimientos de alegría y gratitud a Dios por los veinte años de servicio en el Vaticano y por el privilegio de haber podido colaborar directamente con tres Pontífices así como por las cordiales relaciones que ha mantenido con los diversos periodistas y compañeros de trabajo en la Sala de Prensa Vaticana.