“Para tu dieta Espiritual” by Pablo Garc

“PARA TU DIETA ESPIRITUAL” new book published by Fr. Pablo García Macho, C.P. (FAM),  EDICEP Editorial.

We anticipate the introduction of Fr. Pablo to the book:

PRESENTACIÓN

Hace
ya muchos siglos, el filósofo griego Platón había dicho que la continua
preocupación por la sa­lud es ya una enfermedad. Efectivamente, el excesi­vo
interés por mantener o conseguir buena salud y el bien parecer de nuestro
cuerpo es una enfermedad y puede llevar a gastos económicos muy elevados y a
sacrificios bien costosos. En no pocos casos ha llega­do a convertirse, podríamos
decir, como en una espe­cie nueva de religión. De aquí resulta que cosas que
antes se hacían por Dios y como valor religioso (el ayuno, las peregrinaciones
a pie, etc.) ahora se hacen también, pero por ese nuevo dios que es la salud o,
sencillamente, el bien parecer del cuerpo: privarse de cientos alimentos, hacer
dietas, marchas, deportes, frecuentar gimnasios o centros de «fitness», etc.

La
palabra dieta viene del latín «diaeta» que a su vez lo toma del griego «diaita»
y, según el dicciona­rio de la
Real Academia de la Lengua Española,
sig­nifica «régimen que se manda observar a los enfer­mos o convalecientes en
el comer y el beber; y por extensión, esta comida y bebida». En sentido fami­liar,
dice también el diccionario, es «privación com­pleta de comer».

Como,
hoy día, para cualquier cosa acudimos a «internet», también yo he buscado ahí
la palabra «die­ta» y me he encontrado con un gran número de entra­das y de
informaciones: «Hacer dieta»; «Dietas para adelgazar»; «Dieta fitness»; … «Dietas-Planes
para bajar de peso, ejercicios y recetas saludables»…; «Dietas todo lo que
necesitas para bajar de peso o su­bir de peso»; «Nutrición y dietas naturales»;
«Dietas gratis», etc.

Señal
clara de que el tema es importante y de que interesa mucho a la gente.

Dos
son los objetivos principales que se propone el que se somete a una dieta: la
buena salud y la estética.
El recto equilibrio, en la consecución de estos objeti­vos,
ha de evitar siempre la confrontación: ni salud sin buena figura, ni hermosa
figura con detrimento de la salud de la persona, cualquiera que sea su edad,
sexo o condición social.

Todo
esto está muy bien; pero, ¿y qué hacemos por el alma? ¿No podría encontrarse
también algo que nos ayudase a mejorar nuestra salud espiritual y la imagen que
presentamos ante Dios y ante los demás?

Pues
esto es lo que vas a encontrar en este libro: pensamientos, comportamientos,
ejemplos, ideas, es­tímulos, etc., que te van ayudar a seguir algo así como una
dieta espiritual, que te enriquecerá, te hará más fe­liz y te permitirá ser y
aparecer mejor ante Dios y ante los demás.

Lo
he dividido en dos partes: la primera, «Alimen­to y ejercicios para tu dieta
espiritual», y la segunda, «Comprimidos para tu dieta espiritual».

Si
tomas este alimento y estos comprimidos, si ha­ces estos ejercicios, ¡ya lo
creo que mejorarás!”.

 

admin