La Santa Sede ha invitado al P. Germán Méndez Cortés (SCOR), Asesor internacional de los Encuentros de Promoción Juvenil (EPJ), a participar en las jornadas preparatorias de la XXXIV JMJ de Panamá (2019) y la elaboración de los lineamente para el próximo Sínodo de la Iglesia (2018). Este trabajo se desarrollará en Roma, del 4 al 9 de abril, coincidiendo con la XXXII Jornada Mundial de la Juventud. El tema elegido por el Papa Francisco para las próximas JMJ es: “El todopoderoso ha hecho obras grandes por mí”, Lc 1,49 (2017); “No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios” Lc 1,30 (2018) y “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra” Lc 1,38 (2019). El Sínodo de la Iglesia tratará el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

            El P. Germán Méndez, C.P. nació en Facatativá (Colombia) el 1 de febrero de 1969; profesó el 7 de enero de 1990 y fue ordenado presbítero el 21 de octubre de 1996. Actualmente desempeña el servicio de Superior local de la comunidad de Santa Gema, en Santiago (Chile). Colaboró con los trabajos de secretaría del último Capítulo General y ha sido designado por el Superior General miembro de la Comisión Preparatoria del próximo Capítulo General (2018).

            Los Encuentros de Promoción Juvenil (EPJ) fueron fundados en Medellín (Colombia) por el P. José María Pujadas, sacerdote de Barcelona (España) [1915-1984]. Además del P. Germán, Asesor Internacional desde 1999, son varios los religiosos que en América Latina acompañan este movimiento juvenil. Es un movimiento con aprobación Pontificia, que el Decreto Pontificio de aprobación (29/06/2001) define de la siguiente manera:

Encuentros de Promoción Juvenil es un movimiento internacional fundado por el Sacerdote español José María Pujadas Ferrer en Medellín en 1968. Desde Colombia, durante más de 30 años el movimiento se ha extendido por diversos países del continente americano y europeo.

            El movimiento tiene como finalidad impulsar a los jóvenes a vivir en plenitud la vocación cristiana. Para ello se crean grupos juveniles cuyos miembros se convierten en fermento del Evangelio en los diversos ambientes donde se encuentran. Así mismo, Encuentros de Promoción Juvenil contribuye eficazmente a favorecer la llamada que el Señor dirige a cada uno de los jóvenes, ofreciéndoles un adecuado plan de formación espiritual y humana que incluye como elementos esenciales la recepción frecuente de la Sagrada Eucaristía, la práctica asidua de la oración y momentos de intercambio de experiencia en comunidad”.