Las Monjas Pasionistas se convierten en “Congregación”

     El 29 de junio de 2018 la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica erigió la Congregación de las Monjas de la Pasión de Jesucristo. Con esta decisión de la Iglesia los Monasterios pasionistas salen de la condición de aislamiento “jurídico” y entran en plena comunión en la nueva Congregación. Ésta “goza de personalidad jurídica pública a norma del derecho universal”.
     El cambio es muy grande y representa para el Instituto contemplativo pasionista un paso “histórico”. La nueva estructura se establece y se empeña en la construcción del futuro contemplativo pasionista dentro del camino de la historia humana; ésta no va a mudar la naturaleza de la vida contemplativa pasionista, en efecto, se establece por la Iglesia “para promover el crecimiento y la vida de los Monasterios sui iuris”.
     La Congregación de las monjas pasionistas esta «compuesta por todos los Monasterios sui iuris que profesan la Regla y las Constituciones del Fundador, san Pablo de la Cruz», actualizadas y aprobadas por la S. Sede en la fecha del 28 de abril de 1979. Con el Decreto de erección el Dicasterio vaticano ha aprobado incluso el Estatuto de la nueva Congregación monástica. Por consiguiente, desde la fecha del decreto, todos los Monasterios autónomos del Instituto de las religiosas de la Pasión de Jesucristo (estructuras, propiedades y personas) forman parte de esta Congregación monástica.
     El paso siguiente al Decreto de erección de la Congregación es la celebración del capítulo general, en el cual, según los Estatutos aprobados, será elegida la presidente y su consejo.

DECRETO

     El 3 de mayo de 1771 con la vestición de la Venerable Madre María Crucificada, en el siglo Faustina Gertrudis Costantini, y de las primeras compañeras, y con la erección del Proto monasterio de Tarquina, S. Pablo de la Cruz, veía realizado el impulso del Espíritu Santo de dar inicio, junto al Instituto religioso masculino de los Clérigos Descalzos de la Ss. Cruz y Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, hoy denominado Congregación de la Pasión de Jesucristo (Pasionistas), a una rama femenil de Religiosas claustrales que, “ad instar monialium”, en el silencio y en la oración se asemejasen en todo «a Jesús apasionado y a María Ss.ma Dolorosa» (Reg. y Const. Cap. I), y con su vida de oración, ocultamiento, soledad y penitencia, aliviaran las llagas del Crucificado, incluyendo a tantos crucificados de ayer y de hoy.
     A través del tiempo, como testimonio de la riqueza y fecundidad del carisma pasionista, con la gracia del Espíritu Santo y la aprobación de la Autoridad competente de la Iglesia, han surgido varios monasterios sui iuris en varios continentes. Profesando las mismas Reglas y Constituciones aprobadas por la Sede Apostólica, las Religiosas pasionistas han vivido siempre en íntima comunión de vida y de metas entre ellas y en estrecha unión con los Religiosos de la Congregación de la Pasión de Jesucristo.
     Conducido por la guía de la Revda. Sor Fernanda Barbiero, smsd, Delegada General de la Sede Apostólica, se realizó un camino de reflexión, de profundización del patrimonio común carismático y de evaluación de las estructuras de vida y de gobierno a la luz de las circunstancias actuales y de las diversas condiciones en las que se encuentran los monasterios, ubicados en diferentes contextos geográficos, culturales y eclesiales; así, ha madurado la convicción de que es conveniente y oportuno tener una estructura de vida y de gobierno que, preservando la autonomía de cada monasterio sui iuris, contribuya a implementar la pertenencia común carismática y la misión que la Iglesia les ha confiado.
     Por tanto, después de una prolongada y amplia consulta con los monasterios interesados, teniendo en cuenta todo lo indicado por la Const. ap. Vultum Dei Quaerere sobre la vida contemplativa, del Sumo Pontífice Francisco, con referencia especial a los nn. 28-30 y, vista la instancia presentada por la Revda. Delegada General, con fecha del 25 de enero de 2018, este Dicasterio, con el presente decreto erige la

CONGREGACIÓN DE LAS MONJAS DE LA PASIÓN DE JESUCRISTO

compuesta por todos los monasterios sui iuris que profesan la Regla y las Constituciones del Fundador, S. Pablo de la Cruz, y las Declaraciones elaboradas según la facultad concedida por la Santa Sede a los mismos monasterios en fecha del 26 de mayo de 1977.
     Además, aprueba y confirma los Estatutos generales que la rigen, según el ejemplar en lengua italiana, conservado en el archivo propio.
     Con este mismo Decreto se autoriza igualmente a la Revda. Delegada General de la Sede Apostólica a convocar y presidir el primer Capítulo general, a norma de los mencionados Estatutos generales.
     Deseando que la nueva estructura de vida y de comunión contribuya a promover e incrementar el carisma pasionista y a salvaguardar el genuino espíritu contemplativo claustral, expresamos el augurio más sincero de que, fieles a los ideales del Fundador, San Pablo de la Cruz, las Monjas Pasionistas continúen siendo en la Iglesia y por la Iglesia, testigos para el mundo de la riqueza y de la belleza de una vida enteramente dedicada a Dios, a través de la oración y el ofrecimiento de sí en unión al Amor Crucificado.

No obsta ninguna disposición contraria.
Dado en el Vaticano, 29 de junio de 2018,
Solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo.

João Braz Card. De Aviz
Prefecto

José Rodríguez Carballo, O.F.M.
Arzobispo Secretario

admin