Inundaciones en India. Un informe del Viceprovincial THOM.

Queridos hermanos,
Saludos desde la India! Espero que estén bien.
Escribo para compartir con ustedes la situación actual de las inundaciones en Kerala. Probablemente habrán visto/escuchado sobre lo que ha estado sucediendo en Kerala en estos días.
Como saben, esta es la temporada de los monzones en Kerala, donde generalmente llueven los proverbiales “perros y gatos”. Pero lo que comenzó como una temporada de lluvias normal se intensificó rápidamente y se convirtió en un aguacero muy fuerte e incesante que duró los últimos dos meses y causó inundaciones masivas en todas partes. Debido a estas fuertes lluvias, todas las presas en este pequeño Estado (cerca de 73) se llenaron a su capacidad obligando a las autoridades a levantar sus compuertas. Sin duda, esto causó más inundaciones y, en ocasiones, alcanzó el segundo y el tercer piso de los edificios.

Además, debido a las incesantes lluvias, se habían producido deslizamientos de tierra en muchas áreas donde familias enteras habían sido aniquiladas. Como consecuencia, cientos de miles de familias tuvieron que ser evacuadas y ubicadas en campamentos/refugios temporales administrados por el gobierno, la Iglesia y organizaciones voluntarias. Hasta el momento, cerca de 400 personas han perdido la vida y cientos más están en condiciones críticas. La pérdida de propiedades, la agricultura y la ganadería aún está por determinarse.
Nuestros propios religiosos están a salvo, aunque ha habido algún daño a nuestra propiedad, especialmente nuestra propiedad del noviciado. Los familiares de algunos de nuestros religiosos se han visto muy afectados, pero no han sufrido ninguna pérdida de vidas. Por el momento, han sido colocados en refugios temporales. Hablando con algunos de ellos, ¡dijeron que tendrían que empezar desde cero! ¡Han perdido prácticamente todo!

Aunque no hubo una solicitud del gobierno, nuestras comunidades en Cochin y Palliport han puesto nuestros lugares a disposición para albergar temporalmente a las personas. Durante dos días, nuestra comunidad de Palliport puso a su disposición sus instalaciones para dar cabida a varias familias. La comunidad en Cochin, bajo la guía del padre Johnson, el ecónomo local, ha estado coordinando la recolección y el envío de materiales a las personas afectadas. Él es ayudado por las damas piadosas del vecindario. Realmente creo que el Carisma de la Pasión ha sido una fuerza fortalecedora para todos nosotros al enfrentar la realidad.

El daño y las pérdidas colaterales se han estimado en 100 mil millones de dólares. ¡Casi 50.000 kilómetros de carretera han sido dañados y 120 puentes han sido arrasados! Estoy seguro de que tomará muchos años volver a la vida normal en el Estado.
Como las inundaciones están retrocediendo y las personas están comenzando a regresar a sus casas, la siguiente etapa de intervención (reconstrucción y rehabilitación) necesita ser iniciada. Sin embargo, todavía hay algunas áreas donde el nivel del agua aún es muy alto, lo que impide que la gente regrese.

En medio de toda la devastación y el sufrimiento, una cosa que es un buen augurio para la India, que ha sido testigo de comunalismo y política religiosa durante las últimas décadas, es el hecho de que todos, el gobierno y las agencias privadas e individuos independientemente de las castas, color o la religión han estado trabajando unidos para aliviar los sufrimientos de la gente. Con este tipo de generosidad, cooperación y apertura, estoy seguro de que podemos reconstruir nuestras vidas. Gracias por sus oraciones y apoyo.

Fraternalmente,
Paul Cherukoduth, C.P.
Viceprovincial