Felicitaciones de Navidad del Papa Francisco a los Pasionistas

Felicitaciones de Navidad del Papa Francisco a los Pasionistas

«Contemplemos la cuna de Belén sin olvidarnos de dirigir la mirada al Crucifijo»

Felicitaciones de Navidad del Papa Francisco a los Pasionistas

 

En el contexto Jubilar del Año de la Misericordia, que se concluyó recientemente, y en preparación a la fiesta de S. María Goretti (6 de julio), el P. Antonio Coppola, Rector del Santuario dedicado a S. María Goretti en Neptuno, Italia; donó a nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, una reliquia de la Santa, que en vida fue un modelo de perdón y de misericordia. El Santo Padre respondió mediante una carta en la que agradeció a la comunidad de Neptuno por el don de la reliquia y, al mismo tiempo, recordó algunos aspectos de la vida de S. María Goretti.

Texto completo en lengua italiana: link1

En la conclusión de la carta afirmó:

«Como escribí en la bula Misericordiae Vultus, “ha llegado nuevamente para la Iglesia el tiempo de hacerse cargo del anuncio gozoso del perdón. Es tiempo de retornar a lo esencial para cargar con las debilidades y las dificultades de nuestros hermanos. El perdón es una fuerza que resucita a una vida nueva e infunde el valor para mirar al futuro con esperanza” (n. 10). Con estos buenos augurios os hago llegar, de corazón, mi saludo y mi bendición.»

Posteriormente, en diciembre, en la conclusión del Año Jubilar, el Santo Padre respondió a una carta del Rector en la que recordó la vida de S. María Goretti y envió sus felicitaciones de Navidad a los pasionistas.

Texto completo en lengua italiana: link2

Ponemos aquí un fragmento de este mensaje:

«Se acerca la Navidad y, para acoger de verdad al Señor que viene entre nosotros, debemos contemplar la cuna de Belén sin olvidarnos de dirigir la mirada al Crucifijo y esto para alcanzar la visión completa y profunda de su amor ilimitado y para serle más fieles cada día. El Año de la Misericordia se ha concluido recientemente pero no se han cerrado las puertas de este amor sin límites que nos invita a retornar a lo esencial. ¡La Misericordia en lo esencial y nos lleva al corazón del Evangelio!

Como signo de mi cercanía espiritual a vuestra vida de contemplación y de oración, envío mis mejores augurios por el Nacimiento del Niño Jesús a toda la Comunidad Pasionista e imparto a todos la abundancia de la Bendición de la Divina Misericordia. Por favor, seguid orando por mí.»

admin