Una grande y festiva celebración tuvo lugar en la Iglesia de los Pasionistas de Borgetto (PA) que contó con la participación del P. General Joachim Rego, del P. Leone Masnata (Provincial CFIXI) y de todo el Consejo General. Además de los numerosos religiosos de la Provincia también participaron autoridades civiles y militares sin contar la impresionante cantidad de files. La ocasión de todo esto fueron los 70 años de ordenación sacerdotal de dos de nuestros hermanos sicilianos: el P. Angelo Mangione y el P. Ambrogio Messineo. Ambos mayores de noventa años, pero con una gran vitalidad que los mantiene todavía en una intensa actividad pastoral. Todos los asistentes estaban impresionados por este testimonio inigualable de alegría y de servicio a Dios y a su pueblo.

        En la homilía de la celebración, el P. Provincial subrayó el hecho de que ambos han vivido en una total dedicación a los servicios pastorales que la providencia les ha confiado.

        “70 años de servicio, 70 años de amor a Jesús y a los hermanos” – reflexionó el P. Leone en la misa – “Estas no son cosas que se improvisan”.

        El P. Ambrogio se ha dedicado a la predicación itinerante de misiones por más de cuarenta años dando siempre prueba de una gran habilidad persuasiva y de oratoria – cosa que demostró incluso en su breve discurso al final de la celebración –. El P. Angelo desde hace muchos años está comprometido en el ámbito de la pastoral y de la dirección espiritual, participando incluso en los MASS MEDIA, campo en el que sigue activo produciendo material radiofónico y televisivo para emisoras locales.

        Hizo sonreír a más de uno el hecho de ver que, a pesar de sus más de noventa años, ambos se muestran muy “lanzados” y dispuestos a participar en las fronteras de la evangelización, cosa que no se ve mucho en tantos sacerdotes jóvenes que están en la flor de la edad y con estudios académicos frescos.

        Por su parte, el P. General agradeció a estos dos co-hermanos por su testimonio de servicio y a todos los participantes por su presencia y por su participación ordenada y devota.

        “Son como mis abuelos y yo de veras me siento como un nieto junto a ellos” – dijo el P. Joachim – y, remarcando la diferencia de edad concluyó “La Congregación os agradece y ora por vosotros”.

        Que Dios les conceda a ellos y cuántos celebran algún jubileo en este año, toda gracia y bendición.