Asamblea de Zona Monseñor Romero

Provincia del Sagrado Corazón de Jesús (SCOR - Honduras, Guatemala, Cuba y México) )

Cronica Asamblea Zona Monseñor Romero (1)

En el Centro de Formación y Espiritualidad Pasionista “Las Milpas”, en Pinalejo, Honduras, treinta y tres religiosos de las comunidades de Honduras, El Salvador, Guatemala, Cuba y México, nos hemos reunido los días 2, 3 y 4  de febrero para vivir un espacio entrañable de convivencia, acogida, trato exquisito. El deseo de superar dificultades, el compromiso de todos, por la Congregación y la tarea encomendada, ha hecho posible una I Asamblea de Zona, rica en aceptación del presente que nos está tocando vivir, en lo que se refiere al cambio en la nueva forma de ser Provincia Sagrado Corazón. Hemos decidido llamar a la Zona; Monseñor Romero, por lo que él significa de opción por el Pueblo y los Pobre. Es el trabajo que desde hace años, define a esta parte de la Congregación en su opción por la Justicia, la Paz y la Integridad de la Creación (JPIC).

Somos conscientes del esfuerzo que se está llevando a cabo por parte de la Provincia y de los animadores, para acercarse a la realidad de cada una de las Zonas, países y comunidades. No lo tienen fácil y creemos que cada uno de nosotros debemos poner de nuestra parte para facilitar los encuentros, la vida y la misión. Será la única manera de abrir horizontes en una zona que clama y grita respuestas y convicciones contra la violencia y la pobreza. Cristo y los  crucificados nos deben enamorar a Ser Pasionistas, discípulos, testigos y profetas. ¡No se entiende de otra manera, en medio de esta tierra de Mártires!

Ya sabéis; los informes (Sínodo, Provincia, Zona y económico) nos han situado desde lo Global a lo local. Preguntas y respuesta aclaratorias a todo aquello que nos preocupa y mantiene en tensión hasta que lo compartimos y expresamos.

Volvemos a las comunidades, reconociendo que Pasionistas, tiene mucho que entregar en esta Zona, donde actualmente, 35 jóvenes en periodo de formación, impulsan y generan esperanza. Los retos y desafíos sociales y eclesiales en esta realidad crucificada y marcada por la violencia y la injusticia nos comprometen carismáticamente a actualizar nuestra misión y presencia, a no perder la radicalidad y a seguir insertándonos en los G’olgotas de este siglo XXI.

Reconocemos debilidades y carencias que debemos afrontar y superar. Descubrimos también fortalezas y oportunidades que nos animan y alientan.  Es tiempo de caminar, de mirar hacia delante. Es tiempo de creer y de construir juntos.