Los beatos Nicéforo de Jesús y María y 25 compañeros mártires de Daimiel sellaron heroicamente con el sacrificio de sus vidas su consagración a Dios en nuestra Congregación pasionista. Arrojados con violencia del retiro de, Daimiel (Ciudad Real – España) la noche del 21 al 22 de julio de 1936, murieron en cinco grupos y en fechas y lugares diferentes. Para la conmemoración litúrgica de su fiesta se ha escogido el 23 de julio que es la fecha en que fue martirizado el primer grupo de 6 religiosos, encabezado por el Superior Provincial, beato Nicéforo de Jesús y María (Díez Tejerina). Son los primeros mártires beatificados de la Congregación. Fueron beatificados por Juan Pablo II, el 1 de octubre de 1989.


Oración


Oh Dios, fortaleza y corona de los mártires, que te dignaste asociar a la Pasión del Señor al beato Nicéforo y a sus compañeros; concédenos, que, imitando su ejemplo, seamos capaces de perseverar firmes en la fe hasta la muerte.